Coplas a la muerte de Antonio Cisneros

Y tuve una muchacha de piernas muy delgadas. Y un oficio.
Y esta memoria -flexible como un puente de barcas- que me amarra
a las cosas que hice
y a las infinitas cosas que no hice,
a mi buena o mala leche, a mis olvidos.

[Canto ceremonial contra un oso hormiguero, 1968]

Alfredo Cárdenas Cruz (Lima, 1969), poeta peruano afincado en Barcelona, nos hace una semblanza de la figura y de la obra de Antonio Cisneros (Lima, 1942-2012), uno de los más grandes representantes de la poesía hispanoamericana recientemente fallecido. Un poeta de los 90 habla de un poeta de los años 60. 

Lejos del ruido del debate entre costeños o andinos1, sin trascendencia, porque los argumentos estuvieron mal planteados y lo personal conspiraba con los planos literarios, y así quedaron intactos con sus errores y virtudes todos sus protagonistas: la visión criolla o la indigenista de la realidad porque aún no han encontrado sus nexos o sus motivaciones estéticas desde el debate entre José María Arguedas y Julio Cortázar a partir de 1967.

Sin embargo, la literatura ha revocado sus disputas ante la muerte del poeta Antonio Cisneros, que murió el pasado 6 de octubre en Lima. La noticia creció y se esparció como un complot en contra de la poesía. En los años sesenta, Antonio Cisneros, Marco Martos, Carlos Henderson, Cecilia Bustamante, Blanca Varela y Rodolfo Hinostroza se consolidarían con sus trabajos poéticos representativos. Cisneros publicaría Destierro (1961), David (1962), Canto ceremonial contra un oso hormiguero (1968) o Crónica del Niño Jesús de Chilca (1981) además de otros trabajos y crónicas.

El primer poemario Destierro (1961) de Cisneros muestra aquella resonancia de elementos surrealistas que lo vincula a poetas de su generación como Hinostroza, Bustamante o Valera y que poco a poco aparcarían: “Sólo / una antigua linterna / y un cielo / muerto de peces / habitaban / un patio dulce / de tus / mañanas. / Todo era hermoso / y común / en mi recuerdo: / muros abriéndose / en la hierba, / tiempo sumergido / en la sal / de muelles / y ciudades / bosques de viento / sobre el mar / y tu corazón, / digo / tu corazón / que es el de todos, / muere en silencio, / como siempre”…

Antonio Cisneros y Rafael Alberti conversan en España durante los años 90

 
La poesía de Antonio Cisneros quedó intacta entre la bruma de los años. En Comentarios Reales (1964), poéticamente, reivindicaría a Túpac Amaru, ausente todavía en esa época de la historia oficial: “Hay libertadores / de grandes patillas sobre el rostro, / que vieron regresar muertos y heridos / después de los combates. Pronto su nombre / fue  histórico, y las patillas / creciendo entre sus viejos uniformes / los anunciaban como padres de la patria. / Otros sin tanta fortuna, han ocupado / dos páginas de texto / con los cuatro caballos y su muerte”. El poeta limeño delineó los objetos de su artificio con color, imagen surrealista y el diálogo íntimo del signo consigo mismo. En ese libro, el autor dedicó composiciones a la historia peruana y un poema a Javier Heraud, poeta coetáneo suyo y revolucionario:

Hasta ahora, la producción poética en Perú ha sido ardua, como en Francia, y cada forma poética sutil ha creado sus apologistas y opositores, las generaciones han ido poblando el vasto campo espiritual de las ideas con novedosas obras literarias de distinto calado, que la estética ha procurado no perderlas de vista. El premio Casa de las Américas de 1968, que otorgaron a Cisneros, significó la transición del lirismo vanguardista de las primeras décadas del S. XX al presupuesto conversacional poético, como un tramo de ruptura con el ritmo y la imagen que la generación posterior acentuaría. Cisneros fijaría el rumbo estético hacia los espacios de sus vivencias, aparentemente intrascendentes, que se recuperaron para la atención del arte, como lugares no iluminados de la ciudad:

“aún te veo en la Plaza San Martín / dos manos de abadesa / y la barriga / abundante / blanda / desparramada como un ramo de flores baratas / olfateas el aire / escarbas algo / entre tus galerías y cavernas oxidadas / caminas / más indefenso que una gorda desnuda entre los faunos / más gordo / más alado / y ya aprestas las doce legiones de tu lengua / granero de ortigas / manadas de alacranes / bosque de ratas veloces / rojas /peludas / en el gran mar de las babas / oh tu lengua / cómo ondea por toda la ciudad / torre de babel que se desploma / sobre primer incauto”… (1968)

La visión literaria, conservadora y postiza, que subsistía en una parte del Perú tradicional caería porque los horizontes comunicativos del contacto social abrían brechas en la realidad, como autoconocimiento y diálogo, la voz propia íntima y colectiva; el movimiento poético, también el narrativo, ha explorado desde la expresión: la realidad, la conciencia y la fantasía sin barreras personales o condicionantes sociales, porque de ellos dibujaron sus símbolos intrínsecos y sus contornos desde diferentes ángulos o voces, localistas o cosmopolitas, ambos de igual valor, porque  nada parecía oculto para el arte. Cisneros a partir de 1968 indagó el lenguaje poético coloquial y lo deshiló a través de la experiencia y la sensación testimonial.


1 Se refiere a costeños (Lima, alrededores y el litoral) y andinos (regiones peruanas de montaña: Cusco, Arequipa, Junín, Ancash, Cajamarca).

 

Sobre el autor
(Lima, Perú) Publicó Sobre el tejado de los venusterios (Lima, 1997) y se reeditó en Barcelona (2003), actualmente dirige el primer número de la revista de estudios latinoamericanos Ombligo Mundo (septiembre, 2012)
1 comment on this postSubmit yours
  1. Toño Cisneros:

    Tu genialidad e inventiva poética, hoy silente en los arcanos de la eternidad, ha marcado huellas perpetuas de tu liderazgo generacional y de genuino representante de la Literatura Latinoamemericana. Dios te tenga en su Gloria y en los corazones de tu adorada familia y en el de los peruanos que se acercaron a ti a través de tu obra y de tu entrañable persona.

    Isaías Carcelén S.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

PliegoSuelto | 2022 | Creative Commons


Licencia de Creative Commons

Una web de Hyperville

Desarrollada con WordPress